CENSURA!

CENSURA!!
CENSURA!!

Chicos, chicas, me censuran. Nada en concreto, simplemente en el blog en que el colaboro. Sus autores, tan cool ellos, no quieren opiniones pero si hechos. Si uno no puede opinar sobre el declive de Barcelona como ciudad cool, que nos queda? solo hacer un “catálogo” de objetos, lugares y personas que “demuestran” que sabemos movernos, sabemos conocer gente y sabemos de objetos inutiles.

Las opiniones de uno, aunque hagan “pupa” son importantes. Lo malo es cuando a la gente no le gusta escuchar la verdad. Tan “cool” y tan cerrados a opiniones diferentes. Probablemente me hayan restado puntos de lo “cool” que soy. Y es que la verdad, soy todo menos “cool” cuando me tienen que censurar.